el fin de las máquinasel fin de las máquinas

Todos hemos escuchado, alguna vez, que Dios es Alfa y Omega; que es Principio y Fin (Eso es, Principio Creador -O intención de crear- y Fin Creado -O producto-). Si te miras al espejo, puedes ver el producto creado por eso que unos llaman Dios y otros llaman Casualidad. ¿Qué más da cómo lo nombren si están nombrando lo mismo? A ese producto que ves no le falta nada, no te sobra nada, pues Dios es perfecto y la perfección no es más que la ausencia de error. Pensar que Dios, o Casualidad, yerran, es pensar que eres producto del error, es pensar que estás errado y que, por tanto, no tienes razón.

[Nuevas ofertas de empleo publicadas por Angulas Aguinaga]

Para tener razón hay que evitar la irracional guerra que se declararon los que prefieren utilizar el nombre “Dios” y los que prefieren utilizar “Casualidad” (Ambos bandos piensan que fueron creados defectuosamente e intentan arreglarlo con ritos y vacunas). Yo prefiero llamarlo TODO (Porque eso es lo que hay entre el principio y el fin, entre Alfa y Omega), si acaso puntualizando que el Creador no es TODO (Es tan solo Alfa pues Omega eres tú). ¿Cuál es la intención, el plan del creador, al crear, al crearte? La única intención es ser original, ser libre. ¿Sería libre si repitiera lo mismo una y otra vez? Ser original es ser creativo y ser creativo es ser original. Repetir no es ser original, no es crear, no es “cosa  de Dios”. Repetir es propio de máquinas y de humanos que sirven a máquinas.

Si observas la naturaleza con calma, verás que nada se repite. Mira las formas de las montañas, de las rocas que las forman, de los árboles que las cubren. Puede que tu mente intente restarle importancia diciéndote que son solo pinos pero ¿Ves alguno igual a otro? ¿Ves alguno repetido? La mente separa la creación en clases, clasifica, nombra. Tú no perteneces a la clase “pinos”. Perteneces a la clase “humanos” ¿No es así? Pero fíjate en los humanos que ves a tu alrededor. Ninguno es igual a ti, Ninguno está repetido. En todos puedes apreciar su garantía de originalidad. El plan es crear, ser original, no repetir, y sin ti no sería posible ese plan. La intención es diversificar, porque no se puede volver a crear lo mismo. Eso sería recrear, y recrear es repetir, fabricar. Algo propio de máquinas y de humanos que sirven a máquinas.

Uno debe sentirse a gusto para sentirse incluido en el plan, para vibrar en sintonía, en armonía con la frecuencia divina. Puedes llamar a eso, si quieres, “cumplir su voluntad” o “meditar” (Tanto da el nombre si nombra lo mismo). Solo sintiéndose a gusto consigo mismo puede alguien apreciar la obra divina porque, querer cambiarla, ¿No evidenciaría que estás a disgusto? ¿Cómo podría el fin repudiar el principio? ¿No sería locura? ¿Cómo podría no estar conforme Omega con Alfa? Es cuando estás conforme con lo que eres, cuando estás a gusto; y cuando estás a gusto no estás a disgusto. Cuando estás a gusto no sientes temor, culpa, odio, envidia. Estás a gusto, ¡Y punto! ¿Puedes concebir una intención más divina? ¿Se te ocurre un plan mejor? ¿Tienes tú alguna intención más elevada que “sentirte a gusto”?

Alfa es la intención de crear, el principio creador, la creatividad que, ahora, está creando a gusto, sin límite, con total libertad, ante los ojos de Omega, ante tus ojos. No quieras convertirlo en tu personaje. No pretendas obligarlo a seguir tu guión. Si lo haces, dejará de sorprenderte, dejará de ser libre, dejará de ser Dios, o Casualidad ¿Qué más da cómo lo llames? Alfa y Omega, el Creador y tú, sois TODO, y TODO es sorpresa “de principio a fin”.

La creación es siempre sorprendente, la repetición, nunca. Para entrar en contacto con el Creador, solo tienes que dejarte sorprender, y para ello solo hay que dejar de repetir, porque no son compatibles sorpresa y repetición. Esto las máquinas no pueden entenderlo. Tampoco los humanos que las sirven.

COLABORA CON NOSOTROS CON PAYPAL

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may also like