El Gobierno de España inaugura su “Ministerio de la Verdad” orwelliano y aumenta la represión de la libertad de expresión

Pues si, has leído bien, no es una errata. Ahora el Gobierno de España selecciona, filtra, sesga y decide por ti lo que puedes y no puedes saber. Eso si, papá estado siempre lo hace para tu propio beneficio y protección por que tu no puedes defenderte sólo.

En una de sus maravillosas frases, Margarita Robles, la paracaidista versada en las letras, dice:

LA DESINFORMACIÓN ES ALGO DIFERENTE, SE TRATA DE CUANDO DE UN MODO ORGANIZADO Y MALICIOSO SE PONE EN CUESTIÓN INSTITUCIONES DEMOCRÁTICA. SOBRE TODO CUANDO SON INCIDENCIAS DE AGENTES ESTATALES O NO ESTATALES EXTRANJEROS (…) LA DESINFORMACIÓN ES UN ARMA Y UN GOBIERNO TIENE QUE ESTAR PREPARADO”.

Para el Gobierno estos discursos son hostiles ante varios elementos fundacionales de la democracia, sus líneas generales responderían a algunos parámetros bien delimitados: erosión de la legitimidad de los líderes estatales; cuestionamiento del pluralismo; rechazo a la economía de mercado; ataques a los medios de comunicación tradicionales; crítica de los organismos multilaterales; y negación de la evidencia científica. Básicamente todo lo que hacen mal.

El plan fue involuntariamente desvelado en las polémicas declaraciones del general José Manuel Santiago, que se refirió a este tipo de censura en el inicio del coronavirus

“MINIMIZAR EL CLIMA CONTRARIO A LA GESTIÓN DE CRISIS POR PARTE DEL GOBIERNO”

La plasmación en un documento del plan de acción contra la “desinformación” refleja a la perfección las polémicas declaraciones del general José Manuel Santiago de la Guardia Civil, que se refirió a este tipo de censura y cuyas declaraciones el Gobierno tachó de desliz y de irreales.

Mientras tanto, el Centro Criptológico Nacional, coordinado con el CNI, ha desarrollado un protocolo de actuación para investigar las plataformas digitales o canales de comunicación que divulguen noticias “descontextualizadas”, según sus criterios, y “erosionen la confianza en las instituciones públicas”.

El protocolo se llama Elisa y los primeros resultados de la investigación concluyen que en los cinco meses estudiados, de abril a septiembre de 2020, se han encontrado más de 1.800 contenidos antiglobalistas en más de un centenar y medio de plataformas digitales “potencialmente maliciosas”.

La última maniobra autoritaria del Gobierno de Pedro Sánchez para crear un ‘Ministerio de la Verdad’ se ha topado con Bruselas en cuestión de horas. Es la segunda vez en pocas semanas que se produce este hecho tras la presentación del proyecto de ley orgánica para cambiar la elección del CGPJ y controlar el Poder Judicial. La Comisión Europea está ya estudiando el plan del Ejecutivo socialcomunista para perseguir las noticias incómodas e imponer la censura a los medios de comunicación.

Un portavoz de la Comisión ha señalado esta mañana en rueda de prensa que el Ejecutivo comunitario está “al tanto” de la medida del Gobierno español y analiza la situación puesto que se ha aprobado en el margen del estado de alarma.

«LA COMISIÓN ESTÁ VIGILANDO LA APLICACIÓN DE LAS MEDIDAS DE EMERGENCIA DURANTE LA PANDEMIA», HA SEÑALADO.

Además, se da la circunstancia de que esta polémica orden ha sido adoptada para ser llevada a la práctica como un ‘Ministerio de la Verdad’ sin pasar siquiera por el Parlamento.

Además la Audiencia Nacional ha admitido a trámite el recurso contencioso – administrativo presentado por el Partido Popular contra el órgano que ha creado el Gobierno para luchar contra la desinformación y las noticias falsas. Aunque todos sabemos que dicho recurso no llegará a ninguna parte.

Por si fuera poco, la nueva ley de Enjuiciamiento (LeCrim) que prepara el Gobierno trae grandes novedades al sistema judicial español. La principal de todas es que los fiscales serán los encargados de instruir las causas, en vez de los jueces. También prevé nuevas normas que afectarán a los medios de comunicación, ya que la Fiscalía estará autorizada a secuestrar publicaciones y a controlar la información que se ofrece sobre los casos.

Así, el fiscal instructor seleccionará “los elementos que, por su interés informativo, pueden ser transmitidos a la ciudadanía” y fijará los términos en los que deben transmitirse. El borrador señala expresamente que, “salvo autorización del fiscal responsable de la investigación, los órganos gubernativos y policiales no estarán autorizados para transmitir datos relativos al procedimiento en curso”.

De momento varios periodistas y medios españoles han dado la voz de alarma por el “Ministerio de la Verdad” que impulsa el gobierno para combatir las “fake news” y diversos expertos jurídicos consultadosdenuncian que el plan del Gobierno de Pedro Sánchez y Pablo Iglesias contra la llamada desinformación “es gravísimo y crea un Ministerio de la Verdad como en la novela 1984 de George Orwell“.

“EL MINISTERIO DE LA PAZ SE OCUPA DE LA GUERRA, EL MINISTERIO DE LA VERDAD DE LAS MENTIRAS, EL MINISTERIO DE AMOR CON LA TORTURA Y EL MINISTERIO DE ABUNDANCIA CON LA INANICIÓN. ESTAS CONTRADICCIONES NO SON ACCIDENTALES, NI RESULTAN DE LA HIPOCRESÍA ORDINARIA: SON EJERCICIOS DELIBERADOS DEL DOBLEPENSAMIENTO”.

Según los expertos se debe fijar “un mecanismo de control para el controlador que podría pasar por la creación de una Comisión parlamentaria de los partidos de la oposición para evitar que los partidos gobernantes paralicen críticas que no les convienen”.

Una de estas empresas de fact-checking, Newtral, está encabezada por Ana Pastor, que presenta el programa El objetivo, de ‘La Sexta’. Conviene volver a plantear la pregunta anterior: ¿tratan estas empresas por igual las informaciones ‘sospechosas’ de todos los medios?; ¿serán igual de beligerantes con una noticia de La Sexta que con una de otro medio?

Tanto Newtral como Maldita como AFP están adscritas a la International Fact-Checking Network y eso obliga a cumplir un código ético que exige “no partidismo y equidad”. ¿Puede ser ecuánime un verificador como Newtral, con una relación probada con un medio de comunicación al que supuestamente también ‘audita’?

Además siete de las once ONG internacionales que forman el lobby internacional Foro sobre Información y Democracia recibieron casi tres millones y medio de euros del especulador de las finanzas George Soros para predicar sus postulados globalistas. La financiación fue canalizada, entre 2017 y 2018, a través de la organización del filántropo multimillonario, Open Society Foundation, como se refleja en su contabilidad.

Entre tanto el Gobierno oculta al Congreso la actividad del “Ministerio de la Verdad” y declara como “clasificada” cualquier documentación del órgano y se niega a facilitarla mientras se limitan a dar negativas, evasivas y contradicciones, fundamentalmente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may also like