El personal del de la ONG «Movimiento Internacional de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja», conocido como la «Cruz Roja» o «Media Luna Roja» está “discriminando” a sus residentes de religión cristiana, de población hispana, en general, del macrocampamento de emergencia, instalado en histórico complejo ferial de Montjuic, mientra hace tratos de favor e incluso hasta “sexo oral” a la población islámica de este albergue, principalmente a los inmigrantes “marroquíes”, además de facilitar el tráfico y venta de “droga” por parte de los marroquíes en este albergue de la Fira de Barcelona, cedido por el Ayuntamiento de Barcelona e instalado por los soldados de la «Unidad Militar de Emergencia» (UME) del Ejército del Reino de España durante el estado de alarma por la crisis sanitaria del covid 19 (coronavirus) para acoger a unos 225 vulnerables en la provincia de Barcelona. Así ha asegurado uno de los hispanos, víctima de este trato discriminatorio de la Cruz Roja, durante una entrevista a Lasvocesdelpueblo (Ñ Pueblo). Barcelona (España), domingo 4 de octubre de 2020.

La reportera Claudia Maria Ruffo con un residente del albergue de emergencia por los contagios masivos del covid 19 en Cataluña de la Fira de Barcelona durante una entrevista con un residente de este albergue, quien denuncia un trato discriminatorio de la Cruz Roja hacia los ancianos y jóvenes españoles y resto de la población hispana de este albergue, respecto a la población “musulmana”, mayoritariamente “marroquí”, ha explicado durante la entrevista, denunciando varias escenas de “sexo oral” entre el personal de la Cruz Roja —liderado por una “chica que tiene esta fama” de hacer el sexo oral a los inmigrantes musulmanes— y los “marroquíes”, ha señalado.

El residente del albergue de emergencia por covid 19 de la Fira de Barcelona, que ha querido quedar en el anonimato dado que “aún soy residente” en el albergue, ha hecho estas afirmaciones este domingo, 27 de septiembre de 2020.

“Tiene la fama de practicar el sexo oral a los marroquíes”

“Hay una chica” de Cruz Roja “que tiene la fama de practicar sexo oral a los marroquíes”. “(…) llegó justo la noche” y aparece un inmigrante “marroquí tapándose solamente con una toalla (…)”. “Nosotros tenemos zonas de ducha (…)”. “Llega el marroquí tapándose solo con la toalla” y accede “al ropero” de la Cruz Roja “como si fuera su casa”, pese a que esté prohibido el acceso a personas ajenas a la Cruz Roja.

“El ropero” del Albergue de la Fira de Barcelona tiene un letrero que dice: “sólo personas autorizadas (solo personal de Cruz Roja)”, explica el residente hispano del albergue de la Fira de Barcelona, indicando que dicho ropero tiene una “ventanilla” para atender a los resistentes. Sin embargo, cuando se trata de la población marroquí, sus varones suelen recibir un trato de favor tanto desde la ventanilla o dentro del ropero directamente donde los varones inmigrantes marroquíes acuden al salir directamente de la ducha sin o con poca ropa encima, “tapando” únicamente sus genitales; “solo con una toalla”.

“Entra al ropera” junto a “la otra chica” de la Cruz Roja, “que tiene la fama de hacerle sexo oral a los marroquíes (…) y se encierran allí” dentro el ropero del albergue.

“Yo personalmente controlé el tiempo” que tardan los marroquíes en el ropero con las chicas de la ONG Cruz Roja. Tardaron “unos 15 minutos”. “¿Qué ropa está buscando?”.

“Tomé una foto de eso, tengo una foto del marroquí allí en toalla”

“Para empezar” los residentes no debemos “entrar en el ropero” del albergue “y más en toalla”. “Yo tomé una foto de eso, tengo una foto de eso, el chico (marroquí) allí en toalla”, denuncia el residente hispano a Lasvocesdelpueblo.

Este residente del albergue de la Fira de Barcelona afirma que varios residentes han podido averiguar y confirmar también esos incidentes de “sexo oral” entre el personal de Cruz Roja y los inmigrantes marroquíes. El hispano contabiliza al menos “7 residentes” hispanos que han denunciado los mismos incidentes de sexo oral entre Cruz Roja y los marroquíes.

“Se han peleado, se han drogado, han roto” todas las normas de convivencia en el albergue, pero siguen allí mientras ante el mínimo incumplimiento de normativas interna los residentes hispanos reciben avisos o son expulsados del macrocampamiento de la Fira de Barcelona por la Cruz Roja, ha explicado.

Hay “hispanoamericanos y españoles, gente mayor de aquí (España), que necesita ayuda” en ese albergue de Barcelona, pero la Cruz Roja “no les da tanta facilidad” como a los marroquíes.

Hasta la fecha de hoy, “no he visto prácticamente ningún problema” causado por la gente mayor con nacionalidad española o los hispanoamericanos en el albergue.

Ancianos españoles del albergue

Los hispanos esperan que haya “un trato de igual” al menos entre los marroquíes y los ancianos españoles, que han tenido que refugiarse en el albergue de la Fira de Barcelona desde el estado de alarma porque están solos en sus casas en España y necesitan ayudas sociales.

Cuando nosotros “los latinos y los españoles”, residentes del albergue, vayamos “a pedir la ropa” a la Cruz Roja, “nos dicen o te quedas con esta o nada”.

“La verdad es que no entiendo” ese trato de favor de la Cruz Roja a los marroquíes y su discriminación hacia nosotros los hispanoamericanos y los ancianos españoles del albergue de la Fira de Barcelona.

Los hispanos critican que desde el inicio de la alarma en España, hace solo “un mes” que puedan reza en un sitio habilitado en el albergue mientras desde los primeros momentos, los marroquíes ya tenían una “mezquita” habilitada en la Fira de Barcelona.

Este joven varón hispano concreta a Lasvocesdelpueblo que los españoles y los hispanoamericanos han tenido que denunciar en varias ocasiones la ausencia de un lugar de culto en el albergue para rezar por los muertos por el covid 19 en España y en hispanoamérica.

Ante la mínima crítica a los marroquíes en el albergue por sus actitudes, estos le tachan a los hispanos de “racistas”.

“Había chicas de la Cruz Roja” de origen “Colombia, Venezuela y de otros países”, pero “ya no vienen”. El residente asegura que esas voluntarias de la Cruz Roja denunciaron “irregularidades en la Cruz Roja”.

“Ahora encuentras a las técnicas” de la Cruz Roja, las típicas, y gente nueva” del personal de la Cruz Roja, pero las otras “se van porque no quieren ser parte; no les gusta la gestión interna de la Cruz Roja”. “Se retiran, se retiran”, sentenció este residente del macrocampamento de la Fira de Barcelona, instalado por la UME y gestionado por la ONG «Movimiento Internacional de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja», conocido como la «Cruz Roja» o «Media Luna Roja».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may also like