Al igual que somos tremendamente críticos con ese miserable que se sienta en el Vaticano, que se llama Bergoglio, que se hace llamar Papa y que no es más que un indecente colaborador con el crimen que está asolando el mundo, hemos de decir que sentimos una tremenda admiración por un hombre valiente como Monseñor Carlo Maria Viganó.

Un hombre que lleva diciendo verdades como puños y a la cara a la gentuza que está dirigiendo esta farsa, incluido al propio Bergoglio, desde el primer día. Alguien que no se calla y que intenta hacer despertar a toda la humanidad de su enorme letargo. Alguien que, de verdad, está mostrando a todos los creyentes el verdadero camino que deben seguir, que no es precisamente el camino al que les lleva el anticristo del Vaticano.

Llevamos dos años viviendo esta locura y desde el primer día, Viganó, con cartas, con vídeos, con apariciones en canales alternativos está denunciando lo que realmente está pasando. ¿Creen que esto no le puede costar caro? ¿Creen que no lo hace poniendo en riesgo su vida? Evidentemente, pero cuando la fe es verdadera, cuando se cree realmente en la religión que se profesa, hay que seguir sus mandamientos y sus enseñanzas, que no son en absoluto las que nos muestra Francisco.

Escuchen con atención. Y si son creyentes covidicios, con más atención todavía.

COLABORA CON NOSOTROS CON PAYPAL

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may also like