FiscalíaFiscalía

La acusación a Miguel Bernad de liderar una organización criminal (el Sindicato Manos Limpias) dedicada a la extorsión y otros delitos, se ha ido desvaneciendo a lo largo de los últimos cuatro años, desde que salió de una prisión preventiva (prevaricadora) decretada por el alumno aventajado (Santiago Pedraz) del ex juez también prevaricador Baltasar Garzón.

Los diversos procesos judiciales contra Miguel Bernad y Manos Limpias han demostrado, como “las cloacas del estado” (miembros de la UDEF, Fiscales, Jueces, Comisarios, Banqueros y pseudoperiodistas al servicio de medios de comunicación subvencionados) se confabularon para desguazar, aniquilar a Manos Limpias y a Miguel Bernad. Para ello, se le detiene, se decreta ilegal, inconstitucional y prevaricadoramente su prisión, aplicándole con escarnio la pena del telediario y vulnerando el principio constitucional de presunción de inocencia.

Se le acusa de riesgo de fuga y  para ello, se inventan que Miguel Bernad tenía cuentas corrientes en Estados Unidos, Colombia, Venezuela, Reino Unido.

El primer intento de aniquilar a Miguel Bernad y a Manos Limpias se produce cuando se le acusa de apropiación indebida y de blanqueo de capitales en el Caso AFINSA. La Audiencia Provincial de Madrid le absuelve, ante tal disparate de acusación.

El segundo intento de aniquilar a Miguel Bernad y Manos Limpias, fue cuando se le acusó de extorsionar a un empresario gallego. La Audiencia Provincial de Vigo absolvió a Miguel Bernad.

El tercer intento, se produce cuando se le acusa de denuncia falsa en el caso Yolanda García Cereceda. El Juzgado de la Penal nº11 de Madrid, absuelve nuevamente a Miguel Bernad.

Finalmente, en el caso AUSBANC, se pretendía disolver Manos Limpias como organización criminal y quedo absuelto. Se pretendió condenar a Miguel Bernad de extorsionador de  la Infanta, del BBVA, Banco de Sabadell, Caja Madrid y Banco de Santander (incluyendo a Ana Patricia Botín, y La Caixa). La Sentencia de la Audiencia Nacional fue absolutoria y sin ninguna responsabilidad civil para Miguel Bernad. En el recurso de casación ante el Tribunal Supremo los dos errores de bulto en el Caso UNICAJA y Volkswagen dejaron el pico de condena en absolución total. 


Ha quedado para la historia de España, como un sindicato, denominado Manos Limpias sin ningún ni político ni económico ni hipotecado por nada ni por nadie que denunció la corrupción hasta la más alta Institución del Estado se trató de aniquilarlo, criminalizándolo, lapidándolo sin piedad y haciendo ver a la sociedad española, con la pena del telediario en vivo y en directo, que era una máquina de extorsionar para obtener suculentos beneficios.

La no disolución de Manos Limpias como persona jurídica, la supervivencia de Miguel Bernad ante ese tsunami de destrucción, ha hecho posible el “nuevo amanecer de Manos Limpias” como referente en la lucha contra la corrupción, donde la sociedad española tiene su amparo frente a la pasividad de un Ministerio Público politizando con luchas internas y que no sabe defender la legalidad vigente.

COLABORA CON NOSOTROS CON PAYPAL

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may also like