Pedro Sánchez se pone en cuarentena por el positivo de Macron. Pedro Sánchez, presidente del Gobierno de España, tendrá que ponerse en cuarentena durante algo más de una semana tras conocerse el contagio de Emmanuel Macron, presidente francés. Otros políticos europeos y españoles andan desapareciendo con la misma excusa. Es evidente que no están enfermos y esto responde a algún tipo de maniobra o cambio de la línea narrativa. ¿Qué estará sucediendo realmente?

Si hace unos días Pedro Sánchez sorprendió públicamente con que se iba a vacunar en directo y públicamente para que los españoles cogieran confianza en la vacuna, ahora nos sorprende con un confinamiento autoimpuesto.

Ambos líderes estuvieron juntos el pasado lunes así que Sánchez deberá seguir teletrabajando después de haber cancelado su agenda. De esta manera, el presidente Sánchez quedará libre de su cuarentena el próximo 24 de diciembre, justo para celebrar la Nochebuena. Además, se le practicará una prueba PCR para conocer si se ha contagiado. 

El Gobierno informa que de acuerdo con el protocolo de vigilancia y Control de Covid-19, el presidente guardará la cuarentena prevista hasta el dia 24 de diciembre, incluido.

Desde La Moncloa informan de que durante la cuarentena se le realizará al presidente Sanchez «el seguimiento médico propio de estas situaciones, que supone vigilancia de su estado de salud ante la aparición de cualquier síntoma compatible con Covid y nueva PCR en fecha cercana al final de la cuarentena».

Su agenda pública queda cancelada hasta ese día 24 pero el presidente «continuará ejerciendo sus funciones de gobierno», con las únicas limitaciones derivadas de su cuarentena. Que le llevarán por ejemplo a tener que presidir el próximo Consejo de Ministros de forma telemática.

La que también tendrá que guardar cuarentena es la ministra de Industria, Reyes Maroto, tras conocerse que había mantenido un contacto estrecho con un positivo.

¿Por qué Sánchez no se puso en cuarentena cuando su «mujer» contrajo el coronavirus el 8-M?

El presidente del Gobierno de EspañaPedro Sánchez, estuvo en contacto al inicio de esta semana, el 14 de diciembre de 2020, con el presidente de Francia, Emmanuel Macron en el 60 aniversario de la OECD.

El mandatario galo confirmó el 17 de diciembre de 2020 que había dado positivo por Covid-19 y eso ha llevado al inquilino de La Moncloa a vaciar de contenido toda su agenda y a quedarse recluido en la residencia presidencial.

Sin embargo, llama la atención que Pedro Sánchez, que ahora tira de protocolo y trata de proteger a los demás miembros del Consejo de Ministros, no hubiese aplicado la misma medida en marzo de 2020, cuando su propia mujer se contagió por coronavirus después de participar activamente en las marchas feministas del 8-M.

Eso sí, el Palacio de La Moncloa llegó a hurtar esa información a los medios. Porque el 12 de marzo de 2020 dio bombo y platillo al positivo de la ministra de Igualdad, Irene Montero, así como a la cuarentena obligada (que luego se la saltó como un campeón y sin mascarilla) el vicepresidente segundo, Pablo Iglesias.

Sin embargo, de Begoña Gómez hubo un manto de silencio tremendo hasta que se tiró del hilo. Y es que, al igual que Carmen Calvo, Carolina Darias o Irene Montero se contagiaron en las movilizaciones feministas, era muy raro que a la mujer del presidente del Gobierno no le hubiese sucedido lo mismo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may also like