Que un presidente del gobierno no haga absolutamente nada bien es tan difícil como fallar todos los resultados de una quiniela. Por probabilidad, por pura estadística debería hacer algo bien aunque sea equivocándose, pero ese no es el caso de Sánc-HEZ. Este tipo rompe todas las reglas de las matemáticas, de las estadísticas y de la lógica de todo individuo normal. Y lo hace porque no es un tipo normal, no tiene dos dedos de frente. Ha sido un fulano al que han colocado donde está porque con lo que iba a venir, virus y vacunas, no había sujeto en el mundo que tuviera menos escrúpulos que él y menos principios para hacer con sus semejantes lo que está haciendo.

Olvídense de elecciones limpias en las que haya ganado. No las ha habido. Elecciones Transparentes lleva denunciándolo desde hace años y pocos hemos sido los que les hemos dado difusión ante unos datos que presentaban que eran absolutamente demoledores. Sánc-HEZ no tiene escrúpulos, no tiene principios, pero tampoco tiene cabeza. Hay que ser inteligente hasta para hacer el mal y este no lo es. Es un personaje miserable al que le da igual todo y que han colocado ahí para destrozar todo lo que se le ponga por delante.

Lo de ayudar a Canarias porque se esté comiendo un plátano no es más que otra demostración de lo absolutamente unineuronal que es. Y el Juanma Moreno al lado riéndole las gracias como un baboso. Esto es lo que tenemos, señores. No se crean que le vamos a echar en unas elecciones. Solo le echarán los que nos lo han colocado ahí. Solo le echarán si el trabajo sucio para el que se le ha puesto donde está se ha acabado. Y si esto es así, después nos colocarán a Casado.

COLABORA CON NOSOTROS CON PAYPAL

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may also like